Mi prima, por Gabriel Macció Pastorini

Tiempo presente, durante el día en el campo.
Personajes: Dos niñas de  7 o 8 años.

(Escenario en oscuridad, de a poco y en forma creciente va apareciendo luz que irá iluminado todo el escenario de forma despareja con colores emparentados a la luz del amanecer hasta quedar luz del día. La luz va dejando visualizar la silueta de una niña con ropas sencillas,  se encuentra descalza, los cabellos desprolijos y descuidados, tiene en una de sus manos una caña de pescar) 

Ella:

Pa!! Cuantos nervios, me pica todo!!  Ta por llegar…!! Que bueno, que bueno, que bueno!! Mi prima me viene a visitar!!! Ya tengo todo pensado, todo…Mamá me dijo que ella va a traer a su mascota porque se van a quedar varios días, y que somos igualitas. Y sí, tenemos la misma edad mi mamá es hermana de su mamá y su papá es hermano de mi papá, tenemos los mismos apellidos, que lastima que después de cumplir un año no nos vimos nunca más… Pero hoy sí, hoy sí!!! Es la hermana que nunca tuve, las dos somos hijas únicas. Cuando llegue (A medida que va narrando va realizando las acciones) la agarro de la mano y la llevo corriendo al río y se lo voy a mostrar todo, todo, vamos a subir a la rama alta para que pueda ver los peces que pasan nadando río arriba,  para que elija cuál podemos pescar con mi caña, con nuestra caña, porque ahora también es de ella, para que ella también pueda pescar todos los peces que quiera, para luego compartirlos y cocinarlos riquísimos… Vamos a saltar de la rama alta y caer en la orilla del río para seguir caminando hasta la playita que tiene piedras grandes, desde donde vamos a lanzar el hilo y la boya para esperar el pique, hasta que podamos pescar uno y dos y tres peces, pero en silencio para que no se asusten y muerdan  el anzuelo.  Le voy a mostrar el barrial de donde sacó las lombrices que se encuentra pegadito a la piedra grande, le voy a dejar prender el fuego y junta vamos a fritar los pescados para comerlos con la galleta de campaña, y todo lo vamos a hacer abajo del jazmín del país que tiene un olor delicioso, un olor dulzón mesclado con menta, y en ese lugar mientras comemos los pescados doraditos y crocantes mirando el río, le voy a decir el poema que escribí, un poema muy especial, porque se me ocurrió a partir de un papelito que encontré en el altillo de la casa de la abuela, un papelito chiquito y arrugadito, todo amarillento que tenia escrito la pregunta ¿de dónde vengo?… y ahí se lo voy a leer y a ella le va a encantar…

Vengo del río que recorre la tierra llevando los peces, peces de todos los colores y sabores, vengo de un lugar donde todos andamos descalzos para sentir el barro entre los dedos, vengo…

(En ese momento se da cuenta que frente a ella se encuentra su prima)

Viniste…

( y queda totalmente sorprendida, ya que su prima tiene un atuendo de niña de ciudad, ropa muy cuidada y pulcra, con zapatos acordonados y medias, muy bien peinada y trae una pecera con un pez dentro.)

 (Las dos se quedan mirando muy sorprendidas y observándose cada detalle, observando con extrañeza la caña de pescar y la pecera. Luego de unos instantes cae una pluma entre ellas, lo cual las sorprende y les llama la atención, dejando la caña de pescar y la pecera en el piso,  las dos se dirigen hacia la pluma y al momento de querer tomarla del piso se dan cuenta que las dos  tenían la misma intención, sorprendidas se miran y sonríen.)

Fin.


Gabriel Macció Pastorini   

Actor-Director-Docente
Director de La Rueda Teatro, del CUTDIJ, de Revista ENTRE PATAS. Coordinador del Área de Investigación y formación en ASSITEJ Uruguay.

cutdij.wordpress.com